Los tres fantasmas

Recuerdo con poco gusto aquellos parques de diversiones que frecuentaba de chico en los que era infaltable la casa embrujada, un lugar que con polvo, telarañas reales, bombillos opacos y olor a humedad pretendían hacer que los niños temblaran de miedo. Para el momento de la adolescencia estaba seguro que sí estaban embrujadas, pero la verdadera función comenzaba cuando cerraban el parque.

Hoy veo que el Presidente tiene su propia casa embrujada, no sé cuales serán las condiciones de aseo e higiene pero lo que sí tengo seguro es que la nómina fija la componen tres fantasmas, he aquí sus nombres (más bien alias): Cuarta República, El Imperio y La Oposición. Seguir leyendo “Los tres fantasmas”