¿Cómo estructuro mi contenido para un Live?

Cuando piensas en la estructura de un contenido hay muchas preguntas que responder, ¿A quién está dirigido? ¿Por cuál medio se va a difundir? ¿Qué tipo de contenido es? ¿Qué quieres lograr en la audiencia?, y así otras más. Alguien puede pensar que el contenido digital en vivo está fuera de este análisis porque cuando se conecta a alguna transmisión observa que todo ocurre con mucha espontaneidad, pareciera que el speech se está creando sobre la marcha y que la estructura es algo parecido a: Bienvenida > Improvisación > Despedida. Pero no, no es así. 

Cuando se trata de estructurar un Live apóyate en tres preguntas que te ayudarán a construir el contenido que vas a entregar y colocarlo en el momento que más te conviene. ¿Cuál es el objetivo? Que te vean hasta el final y regresen a verte cuando hagas otra transmisión. 

Estas son las tres preguntas:

1. ¿Por qué tengo que verte?
Inicia con un gancho

Tómate unos segundos y no pienses como creador de contenido sino piensa en tus hábitos como audiencia, ¿cuántos segundos te tomas para decidir si continuarás viendo un video o no? ¿cuáles son los elementos que te enganchan para no pulsar el botón de Stop? Así mismo está ocurriendo con tu contenido. Algunas opciones para enganchar al inicio son: 

  1. Comenzar con un argumento fuerte, quizás polémico, sobre el tema que vas a tratar. 
  2. Elementos de producción súper llamativos como música, edición, gráficos e imágenes que atrapen al espectador. 
  3. Un talento (host, presentador, MC, etc.) habilidoso para conectarse con tu audiencia. Toma en cuenta que tu host puede ser muy hábil y audaz, pero si no conecta con tu audiencia, no funciona.
  4. Si confías en tu contenido, comienza tu transmisión revelando qué vas a entregar en los siguientes minutos y qué será diferente en la vida de tu espectador cuando termine de verte.

2. ¿Por qué tengo que continuar viéndote?
Enfócate en el climax

El climax no tiene una ubicación específica en tu programa, especialmente cuando se trata del tiempo. Algunas veces lo puedes ubicar en el medio, otras veces previo a finalizar, o puede ser al final. Sin embargo es muy importante que lo tengas claro porque es el momento donde tu audiencia sentirá que valió el esfuerzo llegar hasta ese punto contigo. La construcción de tu contenido debe verse como un mapa donde has marcado cuáles son los puntos por los que quieres pasar, pero el orden de esos puntos determinará que tu audiencia te acompañe o se desconecte. Te planteo un ejemplo. Este ejemplo es ficción en su totalidad.

¿Cómo evitar que tu gato pelee con otros gatos en la calle?

-Inicio de impacto: Testimonio de una chica de 15 años contando cómo su gato  llega herido a casa todas las noches. La chica llora y pide ayuda.
-Estadística de cuántos gatos mueren al año asesinados por otros gatos.
-Información de posibles daños psicológicos que puede causar a una familia   dueña de gatos el hecho de no resolver este problema.
-CLIMAX: 3 cosas que tienes que enseñarle a tu gato para que resuelva sus   conflictos a través de la negociación y no de la pelea.
-Dos consejos para no perder el progreso que has logrado con tu gato.
-Despedida.

La ruta hacia el climax fue construida alrededor de la promesa que se le hizo a la audiencia en el título, y todo lo que se entrega antes permite que tu espectador desee llegar al punto donde respondes la pregunta. Recuerda que tu espectador, en su mente se está preguntando, ¿Por qué tengo que continuar viéndote?

3. ¿Por qué tengo que volver a verte?
Expectativa

Si quieres que tu audiencia regrese a tu canal o se interesen en lo próximo que vas a publicar, tienes que darles razones para hacerlo. Un par de ideas para lograrlo son:

  1. Anuncia qué va a ocurrir en tu próxima publicación. Puede ser un adelanto del tema (sneak peak) pero sin revelar tanto que no haya interés en consumirlo, también puedes anunciar a un invitado y explicar brevemente de quién se trata o algún contenido especial como un tema musical, una encuesta, un video que está en producción, etc. 
  2. Entrega contenido por series. Esto es especialmente útil si tienes un tema extenso o que deseas abordar desde diferentes ángulos. Toma en cuenta que cada entrega (episodio, capítulo, etc.) requiere su propia estructura como si fuera único. Por ejemplo, cada entrega necesita su introducción, climax, desenlace, cierre. Y para conseguir que tu audiencia se vaya con la expectativa que estás buscando debes ser intencional anunciando que estás en medio de una serie y que viene una siguiente parte. 

Como creador de contenido mantén los ojos abiertos observando tu propio comportamiento como consumidor y observa de cerca los hábitos de consumo de las personas que están cerca de ti. Allí se esconden muchas claves.

Qué leo: Cómo liderar cuando no estás al mando / Clay Scroggins

Título: Cómo liderar cuando no estás al mando
Autor: Clay Scroggins
Editorial: Vida

Los líderes natos pueden llegar a sentir frustración cuando quieren provocar cambios en sus organizaciones pero se encuentran en una especie de laberinto donde no encuentran la manera de lograrlo, y la gran razón de su impotencia se resume en, “no estoy al mando”. ¿Es posible liderar cambios, que en ocasiones parecen obvios, que necesita la organización/familia/empresa/ONG si no tienes la autoridad para hacerlo? Clay Scroggins cree que sí es posible. En su libro plantea una ruta que pasa por hacerle una verificación a las motivaciones personales del líder, evaluar el entorno y comenzar a introducir los cambios con prudencia y sabiduría, hasta ver los resultados.

El libro no es un receta ni es un manual de manipulación. Antes, se sostiene en el axioma que dice: Si quieres que lo que está a tu alrededor cambie, comienza contigo.

Citas:

  • La autonomía es un mito.
  • Los verdaderos líderes de una organización llevarán la carga hasta que estén al mando. A la larga, estas son las personas que los grandes líderes ponen a cargo.
  • Los grandes líderes dan prioridad a la influencia a las relaciones por encima del título y de la posición.
  • Lo que necesitaba no era más autoridad, sino aceptar la que ya tenía, y después usarla con sabiduría para cultivar la influencia y hacer mejor las cosas.
  • Necesitamos evitar la trampa de pensar que somos víctimas pasivas, y que no hay nada que podamos hacer.
  • Los líderes que sacan ventaja sistemáticamente de su autoridad para dirigir son mucho menos eficientes a largo plazo que aquellos que aprovechan su influencia.
  • Liderar sin autoridad significa que necesitas tener un claro entendimiento de tu identidad: quién eres como líder, al margen de cualquier título.
  • Liderar bien sin autoridad formal tiene menos que ver con tu conducta y mucho más con tu identidad.
  • Cada distorsión entre la autoridad que tienes y el liderazgo que ejerces puede atribuirse a una crisis de identidad.
  • Cada vez que respondemos con miedo nos perdemos una oportunidad de liderar.
  • La influencia es la senda hacia la autoridad, y no al revés.
  • La mayoría de las grandes decisiones laborales en tu profesión se producirán cuando no estés presente.
  • El mayor enemigo del pensamiento crítico es una agenda congestionada.
  • Si no le prestas atención, la pasividad de la subordinación se instalará en ti como la peste.
  • La idea mejor planificada suele ganar la reunión.
  • Los líderes no son demagogos sino que retarán el status quo.
  • Los líderes deben retar el proceso, precisamente porque cualquier sistema conspirará de forma inconsciente para mantener el status quo e impedir el cambio.

Si no has creado una obra maestra a los 30, no eres un fracaso.

Orson Wells dirigió la mejor película jamás realizada, Ciudadano Kane, a los 25 años, con un conocimiento muy limitado del medio. Cuando Paul McCartney tenía 25, junto a los Beatles, lanzó el álbum que marcó una época, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. A los 29, Pablo Picasso revolucionó el arte moderno desarrollando el cubismo.

Si al escuchar estas historias sientes un ataque de pánico existencial porque has desperdiciado tus 20s con demasiados reality shows y graduándote de la escuela, toma aire, no eres un fracasado.

Tal como Adam Westbrook lo señaló en su video-ensayo The Long Game, Leonardo Da Vinci fue todo un perdedor antes de pintar La Última Cena a los 46 años de edad. Mientras era joven, Leonardo planeó proyectos grandiosos que no fue capaz de llevar a término. Por supuesto que esto hizo poco por su reputación y menos aún a su carrera como artista freelancer. Pero él continuó trabajando, ganándose la vida soportando exigencias fastidiosas, clientes de mente pequeña y, a través de este período magro, Leonardo surgió como un gran artista. Robert Greene, en su libro Maestría, llama a este período, “Los años de dificultad”. Cada éxito creativo está vinculado de alguna manera con los Años de Dificultad, aún en los niños prodigios. Mozart atravesó por sus luchas en el momento que la mayoría de los niños están aprendiendo a leer. En otras palabras, “Genio” tiene menos que ver con un talento innato y más con solo hacer el trabajo. Por supuesto, eso no está ni cerca de ser tan buena historia como las de los genios románticos, pero sí es alentador para aquellos que todavía no nos hemos ganado la beca MacArthur.

Antes de irte, dale play al video-ensayo de Adam Westbrook que inspiró esta nota.

The Long Game Part 1: Why Leonardo DaVinci was once a loser from Adam Westbrook on Vimeo.

The Long Game Part 2: the missing chapter from Adam Westbrook on Vimeo.

The Long Game Part 3: Painting in the Dark from Adam Westbrook on Vimeo.

Originalmente publicado en Open Culture.

Mis 5 libros favoritos del 2018

Cada vez que hago un repaso de los libros que leí ese año, puedo ver por dónde se movieron mis intereses y mi curiosidad. Este año estuvo enfocado hacia algunas destrezas que necesité mejorar y nuevas perspectivas de temas en los que ya había navegado ampliamente. De entre todo eso, quitando aquellos libros que no terminé porque no me gustaron, los que me gustaron parcialmente, los que no me sorprendieron, los que fueron solo una consulta obligatoria y los que no me dejaron con ganas de más, estos fueron mis favoritos:

  1. TED Talks, de Chris Anderson. El autor de este libro fue quien le dio forma a lo que hoy conocemos como las charlas TED. Repasando las mejores charlas que ha escuchado y los mejores conferencistas que ha mentoreado, Anderson plantea un sinnúmero de consejos y recomendaciones para ser un comunicador excepcional.
  2. Las cinco disfunciones de un equipo, de Patrick Lencioni. Patrick es un autor muy divertido porque ama las metáforas y las ilustraciones. A partir de una historia de ficción que se desarrolla en una corporación de tecnología, se pasea por las cinco disfunciones que tienen los equipos de trabajo según la propuesta del autor.
  3. Conversaciones cruciales, de Kerry Patterson. Si tuviera que escoger un solo libro como el mejor del 2018, sería este. La autora disecciona quirúrgicamente la estructura de una conversación en sus diferentes etapas y de acuerdo a los estados de ánimo. Es una guía inteligente y práctica para tener los resultados deseados al final de una conversación difícil sin perder a tu interlocutor.
  4. El seductor de la patria, de Enrique Serna. Un viaje a las entrañas culturales de México contado imaginariamente por un atribulado Antonio López de Santa Anna, el famoso General al que le atribuyen la venta a EE.UU de la mitad de la República Mexicana.
  5. Cristianópolis, de Johann Valentin Andrea. Esta es una utopía escrita por un teólogo luterano alemán a principios del Siglo XVII.  Un naufragio en el Mar Académico lo lleva a descubrir una ciudad misteriosa llamada Cristianópolis donde se consigue con lo que él considera la manera más pura y perfecta de vivir según los principios de la fe cristiana. Lo fascinante de esta utopía es conseguirse conque por siglos hemos perseguido los mismos anhelos, sufrido de las mismas desgracias y que quizás, no hemos avanzado tanto como hemos creído.

Cinco claves para un PR Pitch exitoso con un periodista

Resulta que andas por los pasillos de las expos o ferias buscando a un periodista para pedirle que escriba sobre un nuevo producto. O resulta que estás llamando frenéticamente a los periódicos y oficinas de sitios web especializados para intentar que publiquen un reportaje sobre tu cliente. O quizás tienes los ojos rojos de tanto enviar emails por día a diversos medios y periodistas adjuntándoles una nota de prensa sobre tu emprendimiento, producto o cliente. Eres de los que lo ha intentado todo para conectar con los medios y no ha sido posible.

Te proponemos dos opciones:

  • Contrata a una agencia de relaciones públicas que haga ese trabajo. Pagarás mucho dinero y nunca serás el dueño de las relaciones.
  • Aprende a hacerlo bien, haz que todos escriban sobre ti –o lo que tienes entre manos- y sé el administrador de las relaciones que tú mismo forjaste.

Si la última opción es la que más te gusta, sigue leyendo. Seguir leyendo “Cinco claves para un PR Pitch exitoso con un periodista”

12 libros que deberías leer si no fuiste a una escuela de cine

Todos los que nos dedicamos al mundo audiovisual tenemos una queja en común: Hay muy poca bibliografía, y dentro de lo poco que hay, hay mucha basura. Pero no todo está perdido. Teo Martínez escribió un artículo para traslacamara.com donde enlista 12 grandes libros que deberías tener leer y tenerlos en tu biblioteca. Algunos de ellos se consiguen en Amazon pero otros requerirán más esfuerzo.  Seguir leyendo “12 libros que deberías leer si no fuiste a una escuela de cine”

¿Cómo hago para no abandonar mis propósitos de año nuevo?

Hace algunos años, la firma de gerencia FranklinCovey realizó una encuesta con más de 15.000 clientes sobre sus resoluciones de año nuevo y los resultados fueron interesantes: Más de un tercio abandona sus resoluciones antes de que llegue el mes de febrero, un 40% dice que no pudieron cumplir sus metas porque tuvieron muchas otras cosas que hacer y un 33% -más honesto- dijo que no se comprometieron lo suficiente como para llevarlas a cabo hasta el final. Otro estudio de la Universidad de Scranton determinó que para Junio el 46% se mantiene firme con sus propósitos y para Diciembre solo el 8% no había renunciado. ¿Qué nos ocurre? Seguir leyendo “¿Cómo hago para no abandonar mis propósitos de año nuevo?”

Los 6 libros que leí en 2017 y que recomiendo leer ASAP

Leer es una de mis actividades favoritas. Nunca puedo decir, “ya leí”, sino que siempre digo “tengo que sentarme a leer”. No es una obligación, creo que ni siquiera es una tarea, es un placer. Pero hay personas que no sienten la misma afinidad por la lectura y lo hacen como una disciplina -así como cepillarse los dientes- porque saben que es necesario para su crecimiento. Seguir leyendo “Los 6 libros que leí en 2017 y que recomiendo leer ASAP”

7 claves para llegar a donde tus sueños ya llegaron

El éxito es una de las mayores quimeras que perseguimos, es escurridizo, a veces lo reconocemos cuando ya es demasiado tarde, otros nunca lo han alcanzado y hacen alardes, a veces es nocivo. Pero lo cierto es que, de una u otra forma, en un área u otra, todos queremos llegar a tener éxito. Mientras debatimos qué es el éxito, veamos lo que dicen algunos personajes notables que gozan de reconocimiento por haber alcanzado sus sueños. Seguir leyendo “7 claves para llegar a donde tus sueños ya llegaron”

5 recomendaciones para el nombre de tu evento

Ponerle nombre a un evento, de cualquier tipo, puede significar horas de discusión para el equipo de producción. Allí surgen anécdotas de experiencias fallidas o exitosas, cuentan lo que está haciendo la competencia, afloran las emociones y gustos personales, y nunca falta quien dice: Es que eso no me suena. A continuación planteo cinco recomendaciones -aunque hay más- para ponerle un poco de ciencia a la selección del nombre más efectivo para tu evento. Seguir leyendo “5 recomendaciones para el nombre de tu evento”