4 lecciones de mercadeo que me enseñó…Jesucristo (O_O)

mercadeo

Quizás alguien piense que lo propongo es una herejía, o estimen que Jesucristo no usó jamás ninguna estrategia publicitaria o de mercadeo. Yo creo que él era muy sabio e inteligente y usaba todas las experiencias para dejar enseñanzas extraordinarias. Por algo es conocido en todo el mundo como uno de los mejores comunicadores que haya existido jamás.

Conocer la historia que escribe el apóstol Juan (discípulo de Jesús) es imprescindible para extraer los puntos que quiero mencionar. Esta es la historia relatada en el evangelio de San Juan, capítulo 7:

Después de estas cosas, Jesús andaba en Galilea; no quería andar en Judea porque los judíos procuraban matarlo. Como ya estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos, sus hermanos le dijeron: «Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Ya que haces estas cosas, manifiéstate al mundo.» Y es que ni siquiera sus hermanos creían en él. Entonces Jesús les dijo: «Para mí, el momento aún no ha llegado; para ustedes, cualquier momento es siempre bueno. El mundo no puede odiarlos a ustedes; pero a mí me odia, porque yo hago constar que sus obras son malas. Vayan ustedes a la fiesta; yo no iré todavía a esa fiesta, porque el momento para mí aún no ha llegado.» Después de decirles esto, se quedó en Galilea. Pero después de que sus hermanos se fueron, también él fue a la fiesta, aunque no abiertamente, sino como en secreto. Los judíos lo buscaban en la fiesta, y decían: «¿Y dónde está ése?» También la multitud murmuraba mucho acerca de él. Algunos decían: «Él es una buena persona», pero otros decían: «No lo es, sino que engaña a la gente», aunque por miedo a los judíos ninguno hablaba abiertamente de él. A la mitad de la fiesta, Jesús fue al templo y comenzó a enseñar. Y los judíos se asombraban, y decían: «¿Cómo es que éste sabe de letras, sin haber estudiado?» Jesús les respondió: «Esta enseñanza no es mía, sino de aquel que me envió. El que quiera hacer la voluntad de Dios, sabrá si la enseñanza es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. El que habla por su propia cuenta, busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que lo envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia.

  1.  Deja que te conozcan. Jesús estaba pasando por un mal momento en Judea, lo buscaban para matarlo, por eso él no quería ir. Los discípulos plantearon algo bien interesante: están diciendo cosas de Jesús que no son ciertas basadas en Él tiene que ir a Judea para que lo conozcan y sepan de primera mano quién es él. Aunque esa ciudad necesitaba a Jesús y el ambiente no estaba apto para recibirlo, la solución no podía ser quedarse en Galilea. Había que ir. Si el mercado está necesitando lo que tú tienes, hay que definir una estrategia, pero tienes que estar convencid@ que la solución a esa necesidad la tienes tú. Dejar tu producto o servicio en el anonimato no va a resolver nada, solo agravará el problema, y lo que es peor, dejará el mercado listo para recibir impostores y trúhanes que se aprovecharán de la situación.
  2.  Todo tiene su tiempo. Jesús estuvo de acuerdo con la necesidad de ir a Judea, pero él estaba considerando una variable importante: timing. Cada tiempo es bueno para las cosas que corresponden a ese tiempo, o dicho de otra manera, no todos los momentos son buenos para todas las cosas. Has determinado que vas a lanzar tu producto o servicio, has definido el mercado en el que quieres estar, has identificado la necesidad, ahora la pregunta es: ¿Cuál es el momento correcto? Por ejemplo, luego del ataque al centro financiero de Nueva York aquel 11 de septiembre de 2001, todos los eventos en EE.UU. se suspendieron. La nación estaba de luto y ese no era un buen momento para celebraciones. Cuando hablamos de tiempo, también aplica el concepto de temporada. El invierno no es bueno para lanzar asadores (parrilleras) para carne de esas que colocamos en el jardín, y así como este ejemplo hay muchos otros menos evidentes pero muy importantes.
  3.  Escucha lo que dice la gente. Según relata Juan, la gente tenía opiniones divididas acerca de quién era Jesús y sus intenciones, y Jesús lo supo porque se fue de incógnito a Galilea y escuchó lo que decía la gente antes de hacer su aparición pública. ¿Lo llamaremos un estudio de mercado? No lo sé, pero de lo que sí estoy convencido es de que antes de sacar a la calle un producto o servicio tenemos que saber qué piensa la gente. A veces hay que saber qué piensan de la empresa con la que trabajamos. Por ejemplo, si una marca dejó una mala experiencia con el champú, ¿cómo recibirían el lanzamiento del acondicionador? Quizás lo que necesitamos escuchar es qué piensan del tipo de producto, ¿la gente cree que es necesario? ¿Están aclamando por algo como eso en el mercado o hay que tomarse el tiempo para crear la necesidad? ¿Algo similar a tu producto o servicio tiene mala reputación? ¿Ya sabes lo que piensa y dice la gente?
  4.  Eres lo que eres, no lo que haces. De acuerdo a los registros, Jesucristo refirió muchísimas veces que no se trataba de él, sino de algo más grande: Su Padre. Aquí el punto puede ser más profundo y espero explicarme bien. Independiente del área o sector donde te encuentres tú, tu producto o tu servicio, no se trata de lo que haces, sino de quién eres. Si vendes alfombras, entonces tú eres alguien que se especializa en la belleza de los espacios, que conoces de estética y de texturas. Hay muchísimos vendedores de alfombras, pero tú no eres como ellos, porque lo tuyo es la belleza de espacios interiores. El punto es: debe haber algo intangible, asociado a los valores universales que te hace resaltar, algo más grande que tú, que es invariable en cualquier lugar del mundo y es a lo que te debes, a lo que se debe tu servicio. Es por eso que en este punto siempre insisto en que debemos ser personas genuinas con profundos valores humanos, porque de lo contrario vendemos cualquier cosa y saltamos de un ramo a otro. Seríamos individuos sin raíces y fácilmente domesticables para cualquier causa.

Yo creo que estos cuatro puntos pueden hacerte completamente diferente a los otros millones de items que hay en los anaqueles y vitrinas, en Amazon y en los portales de los headhunters. Después de todo, Jesucristo fue tan original que dividió la historia en dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s