Qué leo: Sin Perdón No Hay Futuro / Desmond Tutu

Desmond TutuTítulo: Sin perdón no hay futuro
Autor: Desmond Tutu
Editorial: Hojas del Sur

Las investigaciones e historiadores coinciden en que el Siglo XX fue la centuria más violenta que haya visto la humanidad, y lo más triste es que la mayoría de las razones que generaron esa violencia fueron fútiles. Una de ellas, el racismo. Y esta historia, aunque es protagonizada por la lucha entre dos colores de piel, no trata sobre eso, sino sobre la reconciliación, la esperanza y el futuro.

Parece mentira que en los recientes 90’s, naciones del mundo estuvieran padeciendo muerte por causa de la discriminación racial, también es difícil de creer que eso siga ocurriendo hoy día. A eso hay que añadirle uno de los modos de racismo que se ha re-popularizado en los últimos años: el racismo político. La buena noticia es que el antídoto para superar esos padecimientos sociales provocados por las ambiciones personales, de poder y dominación, es accesible a todos, es el perdón.

Desmond Tutu es un Arzobispo Anglicano, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1984 y ha dedicado los últimos 30 años de su vida a luchar por la justicia racial. Nació en Suráfrica y no permitió que el apartheid permeara sus principios y convicciones, consiguiendo de este modo, convertirse en el corazón de la transformación de una nación profundamente herida y dividida.

Sin Perdón No Hay Futuro es uno de los libros testimoniales más descarnados que he leído, escrito con profunda sensibilidad y respeto. Aunque transcurre en Suráfrica, es universal. Aunque lo escribe un solo hombre, es plural. De fácil lectura en cuanto al lenguaje y la estructura, pero emocionalmente denso. Innumerables veces cerraba el libro lentamente, como si con eso silenciara las voces que emanaban de él, pero que se quedaban gritando en mi cabeza. Es un choque frontal contra la realidad ignorada y vigente, pero a la vez es una demostración de que así como un hombre tiene la capacidad de arruinar su generación, también un hombre con determinación y voluntad inquebrantable puede restaurarla.

Desmond Tutu nos recuerda que los principios tienen su razón de ser, que no son producto del azar o una mera convención social. Nos recuerda que un corazón dispuesto a perdonar tiene más fuerza que el odio y el rencor. Aunque no es una historia romántica, sí es una historia de amor.

No hay lugar para las ambivalencias, para las dudas o para las sugerencias. Es una verdad absoluta e indiscutible: Sin Perdón No Hay Futuro.

Citas:

– Hubo muchas ocasiones en el pasado, durante los oscuros días del cruel apartheid, cuando predicábamos: “¡Este es el mundo de Dios y Él está a cargo!”.

-…el pasado, lejos de desaparecer o permanecer tranquilo tiene una forma penosa y persistente de regresar y acecharnos, a menos que se haya tratado con él de forma adecuada.

– Si Dios alguna vez quiere reflexionar sobre la insensatez de habernos creado, le hemos dado grandes motivos para hacerlo.

– La justicia verdadera no es el castigo, sino la restauración.

– Dios no tiene a nadie más, sino a nosotros.

– …es en nuestro mejor interés que nos convirtamos en personas misericordiosas, arrepentidas, reconciliadoras y reconciliadas, porque sin perdón, sin reconciliación, no tenemos futuro.

– Les dije que el ciclo de venganza y represalia que había caracterizado su historia nacional [refiriéndose a Ruanda] debía quebrarse, y la única forma de hacerlo era ir más allá de la justicia retributiva: la justicia restaurativa, avanzar y perdonar, porque sin perdón no había futuro.

– Podemos saber cuando una iglesia tiene fragancia de lo sagrado cuando se ha orado por ella. Casi podemos tocar el olor a santidad y sentir la energía y la reverencia de aquellos que han partido antes.

– Una iglesia por la que se ha orado es cualitativamente diferente a una que tiene la atmósfera de un auditorio.

– En este mundo no estamos como en casa y en algún lugar de nosotros existe cierta nostalgia por el paraíso perdido.

– Hemos permitido que la llama se apague en nuestros corazones dormidos… en realidad tendríamos que admitir, si fuéramos sinceros, que ya no esperamos nada.

– Al aventurarse en la cuestión de solicitar y otorgar perdón se toman riesgos.

– Un día habrá una espantosa erupción y se darán cuenta de que trataron de obtener la reconciliación a un precio bajo. La verdadera reconciliación no es barata. Le costó a Dios la muerte de su único Hijo.

– La reconciliación espuria solo puede traer una sanidad ficticia.

– El verdadero perdón trata con el pasado, todo el pasado, para hacer posible el futuro.

– Si aquellos con quienes estamos en desacuerdo hoy pueden ser nuestros colegas mañana, podemos comenzar a tratar de describirlos con un lenguaje que no avergüence cuando llegue esa época de cambio.

– Nuestro experimento va a tener éxito porque Dios quiere que seamos exitosos, no para nuestra gloria y engrandecimiento, sino por el bien de la palabra de Dios. El quiere mostrarnos que hay vida después del conflicto y la represión, porque a causa del perdón hay un futuro.

Germán Alberto Abreu.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s