Jaque al Rey

Imagen

En el ajedrez se conoce como Jaque al Rey cuando este se encuentra bajo una seria amenaza por su oponente. Si no hay una jugada legal que lo libere de una posible captura, entonces se consuma el jaque mate y la partida termina irremediablemente.

Que el rey esté en jaque presume una situación difícil que, además de inteligencia y paciencia, requerirá prever las jugadas del contrario. No todo está perdido, pero está en jaque.

Henrique Capriles Radonsky se vislumbra como la opción más consensuada en la oposición para enfrentar las próximas elecciones presidenciales en Venezuela, pero desde donde yo lo veo, está en jaque.

Para remediar la situación de jaque, el jugador tiene tres posibles métodos:

1.- Mover al rey a una casilla adyacente que no esté amenazada.

Capriles Radonsky tiene un estrechísimo margen de acción. Rara vez se presentan oportunidades que luzcan apetecibles para quienes te acompañan y para quienes te adversan, y esta es una de ellas. Los que acompañan la candidatura están calculando que los seis millones y tanto de votos que Capriles obtuvo en septiembre se van a volver a sumar a la causa opositora, ellos toman ese número como un piso. A ello le agregan los votos rojos que solo alcanzaba Chávez pero que no se añadirían a la cuenta de Maduro porque Maduro no cuenta con el arrojo, verbo y carisma del otrora candidato-presidente.

Los opositores que adversan la candidatura de Capriles calculan que en la contienda que se avecina no hay ninguna oportunidad para vencer y están viendo esta oportunidad como servida en bandeja de plata para que al estilo de Chacumbele, el solito se mate. De este modo, suponiendo que no correría por Miraflores en una tercera oportunidad, quedaría la vía libre para que otros liderazgos se postulen.

¿Cuál casilla no está amenazada?

2.- Interponer una pieza entre el rey y la pieza atacante, con el fin de romper la línea de amenaza.

Otra opción factible que tiene la oposición es guardar a su rey tras la gobernación de Miranda esperando por nuevas oportunidades y lanzar a un valiente que vaya contra toda la maquinaria oficialista plus la oposición decepcionada. Ahora, de esta alternativa surgen varias interrogantes, ¿Cuál político que aspire a un mejor futuro personal se va a lanzar voluntariamente a las llamas de la inquisición? ¿La oposición estaría dispuesta a una elevadísima abstención por no sentirse representada en esa candidatura? ¿La oposición está dispuesta a soportar por, mínimo, tres años la burla de una victoria aplastante? ¿Podrá Capriles tragarse las ganas de poder y levantarle la mano a otro candidato? ¿Está dispuesto Capriles a esperar por otra oportunidad considerando que su nombre se puede “enfriar” en la escena política y pudiera surgir otro liderazgo?

3.- Capturar la pieza del atacante. 

Suponiendo que toda la alianza opositora acordara de buena gana impulsar con todo lo que tienen -o les queda- la candidatura de Henrique Capriles Radonsky, ¿Cuáles son los escenarios más probables?

Yo no veo imposible una victoria opositora, pero entre otros factores es fundamental realizar correctivos de fondo que varios sectores del país han estado señalando desde las primarias en febrero de 2012. Adicionalmente, todo aquel que adverse al gobierno actual debe calibrar las palabras con los hechos para minimizar las áreas de ataque del gobierno.

Una victoria opositora pondría en manos de Capriles a un país con el dolor por la muerte de su líder a flor de piel, las emociones en plena superficie y una economía sensible. Intentar capturar la pieza atacante es una opción pero los costos políticos para el candidato opositor pueden ser garrafales para su carrera en la gestión pública. ¿Volvería a la gobernación de Miranda con el rabo entre las patas por segunda vez? ¿Logrará mantener cohesionada a las fuerzas opositoras luego de una posible derrota? ¿Se mantendrá vigente como vocero por los próximos años?

El rey ahogado

El rey está ahogado cuando el jugador al que le toca no tiene jugadas legales para realizar.

A mi juicio, sería catastrófico para la mitad del país que la dirigencia opositora decida no presentar candidato en las urgentes elecciones presidenciales. Ya el país vivió el patético desequilibrio de una Asamblea Nacional monolítica y abyecta, luego han vuelto a repetir el mismo error en situaciones de menor trascendencia pero con igual resultado. No presentarse se convierte, en este caso, en una jugada ilegal, y que a diferencia del ajedrez, en la política la partida no quedaría en tablas.

Germán Alberto Abreu.-

One thought on “Jaque al Rey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s