El talento no es nada sin enfoque y resistencia

Haruki Murakami

En el deporte, uno nunca se imagina lo que puedes alcanzar sólo por tener talento. Por unos instantes, toma el caso de del suizo Roger Federer o Michael Jordan. Aunque cada hombre tiene un talento innegable único en su clase, también estamos conscientes que emplearon largas horas de práctica para moldear ese talento y convertirlo en verdadera grandeza. Entonces, ¿Por qué debería ser diferente con la creatividad?

Las historias que nos contaron sobre los grandes logros creativos casi siempre se enfocan en el santo grial de la inspiración, y dejan de lado las claves más importantes sobre la transpiración. Es por eso que quiero destacar las memorias del reconocido novelista japonés Haruki Murakami, “De qué hablo cuando hablo de correr”.

Murakami se convirtió en escritor tarde en su vida. Después de gerenciar con éxito un bar de jazz en Tokio durante unos diez años, repentinamente le surgió la idea de escribir una novela. Después de sus dos primeras novelas –ambas escritas a primeras horas de la mañana, luego de cerrar el bar- las cuales fueron bien recibidas, decidió cerrar el negocio y probar sus manos en la escritura a tiempo completo. Para equilibrar la naturaleza sedentaria de ese nuevo estilo de vida, también comenzó a correr. De modo que no es sorprendente que, para Murakami, el hecho de correr y el crear estén inexorablemente relacionados.

Como él mismo escribe acerca de la evolución de su carrera como corredor –desde su primer maratón a su primer ultramaratón (62 Millas) y a su primer triatlón- él constantemente reflexiona sobre cómo sus experiencias deportivas impactan su práctica de la escritura y viceversa. Para Murakami, el proceso creativo es un deporte.

Esto es lo que Murakami tiene que decir sobre el talento, la concentración y la resistencia:

En cada entrevista me preguntan, ¿Cuál es la habilidad más importante que debe tener un novelista? Es bastante obvio: el talento. No importa cuánto entusiasmo y esfuerzo le pongas a la escritura, si careces de talento literario es mejor que te olvides de ser un novelista. Esto, más que un requisito previo, es una cualidad necesaria. Usted necesita combustible, porque sin ello, ni el mejor coche echará a andar.

Sin embargo, el problema con el talento es que la mayoría de las personas no pueden controlar ni su calidad ni su cantidad. Te puedes encontrar con que la cantidad [de talento] no es suficiente y quieres aumentarlo, o puedes tratar de ser frugal  y hacer que dure más tiempo, pero en ninguno de estos casos las cosas funcionan tan fácilmente. El talento tiene mente propia y brota cuando quiere, y una vez que se seca, se acabó. Por supuesto, conocemos el caso de algunos poetas y cantantes de rock cuyo genio se apagó en el resplandor de su gloria, gente como Schubert y Mozart, cuyas dramáticas y prematuras muertes los convirtieron en leyendas y eso les dio cierto atractivo, pero para la mayoría de nosotros estos no son modelos a seguir.

Si me preguntan cuál es la siguiente cualidad más importante que debe tener un novelista, sería fácil también: el enfoque, la habilidad de concentrar tus talentos limitados en lo que sea importante en este momento.

Sin eso no se puede lograr algo que tenga valor, en cambio, si usted logra enfocarse efectivamente, usted será capaz de compensar un talento errático o incluso algo de escasez del mismo. Yo generalmente me enfoco en el trabajo cada mañana por tres o cuatro horas. Me siento en mi escritorio y me enfoco completamente en lo que estoy escribiendo, No veo nada más y no pienso en nada más.

Después del enfoque, la siguiente cosa más importante para un novelista es la resistencia. Si te concentras en escribir tres o cuatro horas cada día y te sientes agotado a la semana de estar haciéndolo, tu no estás capacitado para escribir un trabajo largo. Lo que más necesita un novelista –al menos uno que pretenda llegar a serlo- es energía para enfocarse cada día por medio año, o un año, o dos.

Afortunadamente, estas dos disciplinas –enfoque y resistencia- son diferentes al talento porque ellas pueden ser adquiridas y afiladas a través del entrenamiento. Usted aprenderá de modo natural la concentración y la resistencia cuando te sientes cada día en tu escritorio y te entrenes a ti mismo enfocándote en un punto. Esto se parece mucho al entrenamiento de los músculos que escribí previamente. Tu tienes que transmitir continuamente el objeto de tu enfoque a todo tu cuerpo, y asegurarte de ello asimilando la información necesaria para escribir cada día y enfocarte en el trabajo de tus manos. Y progresivamente expandirás los límites de lo que eres capaz de hacer. De modo casi imperceptible levantarás esas barreras. Este es el mismo proceso de trotar todos los días para fortalecer los músculos y desarrollar una mente de corredor. Agrégale estímulo y continúa. Y repítelo. La paciencia es un deber en este proceso, pero te garantizo que los resultados llegarán.

En correspondencia privada, el gran escritor de misterio Raymond Chandler, una vez confesó que así no escribiera nada, el se aseguraba cada día de sentarse en su escritorio y concentrarse. Yo comprendo el propósito que está detrás de esto. Ese es el modo que Chandler encontró para darse así mismo la resistencia mental que necesita un escritor profesional, fortaleciendo tranquilamente su fuerza de voluntad. Este era un tipo de entrenamiento diario  indispensable para él.

La mayoría de las cosas que sé sobre la escritura las aprendí corriendo todos los días. Eso es práctico, son lecciones físicas. ¿Cuánto me puedo presionar a mi mismo? ¿Cuánta resistencia es la apropiada –y cuánto es demasiado? ¿Qué tan lejos puedo llevar algo y mantenerlo decente y consistente? ¿Cuándo la mente se vuelve estrecha e inflexible? ¿Cuán alerta debo estar del mundo exterior y cuánto debo enfocarme en mi mundo interior? ¿Hasta qué punto debo confiar en mis habilidades, y cuándo debo empezar a dudar de mí mismo? Yo sé que si no me hubiera convertido en un corredor de largas distancias cuando me hice novelista, mi trabajo hubiera sido completamente diferente. ¿Cuán diferente? Difícil decirlo. Pero, definitivamente, algo hubiera sido diferente.

Traducido por: Germán Alberto Abreu
Versión original: http://the99percent.com/articles/7068/Haruki-Murakami-Talent-Is-Nothing-Without-Focus-and-Endurance 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s