Qué hacer cuando sientes nervios antes de una presentación

Imagen cortesía de © Beau Lark/Corbis

Ante todas las cosas, no hay mejor antídoto para los nervios previos a una presentación que estar bien preparado.

Luego realizar la investigación, preparar la presentación a la medida de la audiencia, ensayar y asegurarte que los equipos tecnológicos no te van a jugar una mala pasada, lo que hace la gran diferencia es cómo te sientes antes de salir a hablar.

Sin embargo,  independientemente de lo bien preparado que estés, los nervios de última hora te pueden sabotear todo lo anterior. Pueden ocurrir cosas como: se te olvida cómo comienza tu speech, se te seca la garganta o empiezas a cuestionar toda la presentación.

No hay una fórmula mágica para contrarrestar todo esto, pero hay unos consejos que te pueden ayudar:

1. Olvídate de la presentación, al salir al escenario abre tu intervención con un tema totalmente diferente (evita los chistes). Esto te ayudará a olvidar los nervios de último minuto, relajará tu mente y te conectará con el auditorio.

2. Toma una taza de té u otra bebida de tu preferencia. Saborear una bebida aclimata tu cuerpo a tu gusto y te hace sentir más cómodo. Las bebidas calientes son buenas para la garganta y para relajarte.

3. Asegúrate de que tienes un vaso de agua a la mano. El vaso de agua tiene doble propósito. Te humedece la boca cuando está seca por los nervios o por tanto hablar evitando que la saliva se mantenga gruesa y entorpezca la dicción; y cada cierto tiempo te permite tomarte una pausa de unos segundos -mientras bebes- para repensar, reordenarte y tomarte el asunto con calma.

4. Respira profundo. El ritmo de tu respiración y la velocidad al hablar demuestra cuánto control tienes de la situación. Si comienzas tu presentación con un ritmo respiratorio calmado, te verás mucho más seguro y estable.

5. Visualiza el final de la presentación y mírate a ti mismo felicitándote por el resultado. Este es uno de “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey. Él recomienda que comiences con el final en la mente y también es útil para las presentaciones.

6. Sonríe. La sonrisa tiene múltiples ventajas, te mantiene empático con tu audiencia, te relaja, agracia tu rostro y le da vida a tus palabras.

7. Tómate tu tiempo para enfocarte sólo en la presentación y no en la cantidad de cosas que te ocupan en el día. Por ejemplo, toma libre el par de horas anterior a una presentación importante para ensayarla, disfruta de una caminata tranquila o toma una buena ducha caliente, así al menos te aseguras que olerás bien cuando se acerquen a felicitarte.

Fuente: http://www.careerchickchat.com/

Traducción y edición: Germán Alberto Abreu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s