Publicidad en TV: más asequible de lo que piensa

Imagen cortesía de http://www.digitalproductionme.com/

La televisión es el medio de publicidad que redefinió todo. Usted no necesita estar involucrado en la industria del marketing para comprender cuán poderosa puede ser la televisión para la construcción de su marca. Sin embargo, la televisión pareciera estar fuera del alcance de muchas marcas, simplemente, porque sienten que no pueden permitirse ese lujo para llegar a su público.

Pero ese no es el caso hoy día. Como las audiencias de televisión están fragmentadas, es más fácil que nunca llegar a su público objetivo específico, y hacerlo de una manera que no te deje con la cuenta bancaria en blanco.

La línea de pensamiento que más prevalece en la compra de espacios publicitarios en la televisión tradicional es que para llegar a una audiencia de escala, se debe comprar en los espacios más populares y pagar  las tarifas premium para lograrlo. Esa línea de pensamiento no está necesariamente errada, abarcar a un público más amplio significa que el cliente alcanzará a su público objetivo dentro de esa gran audiencia. Pero esta compra publicitaria no es eficiente, y es la razón principal por la cual todavía repiten el adagio de John Wanamaker sobre perder la mitad de la inversión publicitaria.

Las compras en TV se basan, en gran medida, en los datos demográficos que han resultado de la investigación de mercado que hizo la propia marca. Los comercializadores de marca saben quién es el que probablemente consumirá su producto, y firmas de datos como Nielsen, en teoría, están para ayudar a entender dónde y cuándo esas audiencias están en sintonía para que se les exponga el producto.

Este plan funciona muy bien para algunos anunciantes, pero aún así es muy costoso y poco rentable para los anunciantes pequeños debido a la contundencia e imprecisiones de las herramientas de investigación mencionadas anteriormente. Cuando elaboran un presupuesto concienzudo para la marca quieren usar el poder de la televisión, pero no quieren gastar todo el presupuesto para llegar también a aquellos que finalmente no van a comprar su producto.

Las pequeñas empresas de tecnología y datos pueden liberar a los pequeños anunciantes y marcas de la trampa creada por los métodos anticuados.

La televisión es asequible para este tipo de anunciantes siempre que puedan determinar exactamente dónde está su público objetivo y evaluar cuáles programas y franjas horarias tienen mayor valor.

Suena complicado pero no lo es. Los datos actualizados y contundentes van a ayudar a comprender las verdaderas características que muestra el consumidor y esto permitirá crear un mejor mapa de lo que este consumidor es y lo que realmente ve en televisión.

Obsérvalo como si fuera una compra en línea, utiliza los perfiles detallados de los consumidores para encontrar la audiencia exacta a la que usted está apuntando, desmenuza las tarifas publicitarias en base a CPM. A partir de esto, calcula cuántos objetivos básicos están viendo la serie, luego calcula el costo de llegar a los 1.000 consumidores. Es matemática simple, pero es posible descubrir cómo hacer una compra grande y eficiente.

Por Jon Mandel 

Traducción de Germán Alberto Abreu.

Publicado originalmente en www.forbes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s