Mis cuatro amigos

Las palabras alcanzan su verdadero valor cuando son dichas, así que, aprovechando la fecha, quiero hablar de mis cuatro mejores amigos.Zuriely: Hoy día es mi esposa, pero eso llegó luego de una intensa amistad que comenzó a nuestros 14 años. Allí conocí su lealtad, su madurez y su paciencia. Siempre ha tenido efectos telúricos su capacidad para confrontar y sus principios son incomovibles. Luego de una década juntos sigue siendo mi mejor amiga, conoce mis movimientos antes de hacerlos, sabe lo que siento mejor que yo y su consejo es imprescindible para mi. Ella es mi vida.

Christian: En los últimos dos años ha destruído el mito de que los grandes amigos son tales por lo mucho que se parecen. Tenemos métodos y procedimientos distintos la mayoría de las veces, pero lo mejor de ello es que me complementa. En cada cosa que emprendo con él hay un aprendizaje, implícito o explícito. Valoro altamente su arrojo y me identifico con su constante búsqueda del conocimiento. Disfruto mucho nuestros tiempos de conversaciones, discusiones, elucubraciones, análisis y proyecciones. Si pudiera volver el tiempo atrás, procuraría su amistad más temprano.

Arturo: Su amistad tiene un nombre para mi: Restitución. Hace unos siete años perdí una amistad que me hizo replantear los conceptos de incondicionalidad, fidelidad y entrega. Arturo llegó a mi vida en el momento más oportuno. Me ha recordado que un hombre que no cultiva una amistad profunda no tiene testigos de su pensamiento. Le debo tantas trasnochadas, madrugonazos, aventones y favores que necesitaría como tres cadenas perpetuas de trabajo forzoso para poder pagarle. Debo decir que Arturo, es para mí, un hermano de sangre. No tendría problema en que algún día use mi apellido o que mi último epitafio diga que me conocieron como su amigo. Antes bien, sería un honor.

Lismar: Sinceramente yo no quiero a Lis por las cosas que ha hecho, pero las cosas que ha hecho me han hecho quererla, ¿se entiende? Yo he sido arrollado por su bondad, su comprensión y su desprendimiento. A estas alturas ha debido bajarme de su carro o sacarme de su casa, y yo no tendría derecho a pataleo, más bien debería agradecerle por tardarse tanto. Su amistad me añade un original sentido del humor, picardía e ingenuidad.

Estos son mis cuatro mejores amigos. No enumerados en orden de importancia, sino en orden de ideas.

Mientras escribo me pregunto si vale el esfuerzo poner tantos sentimientos por escrito, pero me respondo con otro pensamiento, ¿Vale la pena guardárselos?

Si algún día soy juzgado por lo que digo, entonces que mis cargos sean cuánto he querido, lo mucho que he recibido, lo bendecido que he sido y lo poco que aún he dado.

Dios los bendiga más.

Su amigo,

Germán Alberto Abreu.-
14 de febrero de 2010.

One thought on “Mis cuatro amigos

  1. Amigo me alegra que en ta lejanas tierras puedas contar con gente tan especial y que Dios como siempre te coloque ha amigos de restitucion, que a pesar de lo difisil muchas veces de confiar en la gente todavia hoy podamos decir que en Dios si existen amigos y aunque quisiera regresar el tiempo y evitar mil desvios de la vida se que los caminos por los cuales transitamos en esta vida nos enseñan a valorar las consas intangibles de la vida y la amistad es una de ellas, y aunque la palbra dice que mejor que un hermano un amigo no hay nada mejor que un hermano amigo, te amo y te bendigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s