Los tres fantasmas

Recuerdo con poco gusto aquellos parques de diversiones que frecuentaba de chico en los que era infaltable la casa embrujada, un lugar que con polvo, telarañas reales, bombillos opacos y olor a humedad pretendían hacer que los niños temblaran de miedo. Para el momento de la adolescencia estaba seguro que sí estaban embrujadas, pero la verdadera función comenzaba cuando cerraban el parque.

Hoy veo que el Presidente tiene su propia casa embrujada, no sé cuales serán las condiciones de aseo e higiene pero lo que sí tengo seguro es que la nómina fija la componen tres fantasmas, he aquí sus nombres (más bien alias): Cuarta República, El Imperio y La Oposición. Desde sus tiempos de campaña en el temprano 1998 ha sostenido su método de ataques y descalificaciones contra estos tres sujetos carentes de rostro, voces propias y dolientes. ¿Cuál es el escritorio de abogados que defiende a la Cuarta República?, ¿Dónde está la madre del Imperio para que diga que él siempre fue un buen muchacho?, o ¿Dónde vive La Oposición para que ordenen un allanamiento?

A estos tres no hay quien los defienda, no hay quien pida respeto, ninguno de ellos se ha presentado en tribunal o medio de comunicación alguno, no poseen documento de identificación ni se les conoce residencia.

La verdad es que el Presidente ha hecho que el país odie a alguien que jamás ha visto, ha movilizado tropas porque uno de ellos aparentemente se acerca, ha expropiado cientos de comercios y quebrado cadenas productivas porque uno de estos sujetos quiere sacarlo del poder, pero es incapaz de llevarlo delante de un tribunal, ni siquiera tiene un expediente en fiscalía.

El gobierno ha dividido al país en dos: una mitad lo ve a él y odia a tres seres invisibles pero con vida propia y la otra mitad se siente aludida pero desmoronada en su vana defensa. El pleito con los empleados de la casa embrujada ha alcanzado la diplomacia internacional, reuniones en los organismos más connotados del orden mundial, foros, cumbres y grupos. Cientos de Presidentes y Jefes de Estado han escuchado que en Venezuela se persigue a tres individuos que lo han revuelto todo pero nadie jamás, jamás los ha visto.

Probablemente La Oposición, El Imperio y la Cuarta República estén en mi ciudad, acechando, privándome de la soberanía alimentaria o de la soberana hambre, quién sabe. Quizás frecuentan el palacio de gobierno, andan en metro o en Mercedes Benz, quién sabe. Es posible que vivan en una urbanización de casas con jardines o en las de casas con techos de zinc, quién sabe.

Por lo pronto hay que seguir esperando, quién quita que el Presidente anuncie en alguna alocución que ya tiene, al menos, los retratos hablados y empecemos a conocer a los tres artífices de una década de confrontación y conflicto.

Germán Alberto Abreu.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s