El blog de Germán Abreu

Inspirar, educar y conectar

Me preguntaron: ¿Cómo vincula el concepto de comunicación y la responsabilidad que implica que profesionalmente tengamos dominio de la lengua?

Desde la década de los 80, la Real Academia de la Lengua (RAE) denunciaba que los grandes responsables de la degradación del idioma castellano eran los medios masivos de comunicación. Desde entonces, distintos estudios con enfoques lingüísticos y semiológicos han determinado que al menos en Venezuela, los periodistas y comunicadores social no tienen dominio, no tienen conciencia sobre el uso de la lengua, ni de sus normas, para la efectiva difusión de mensajes que cumplan con un propósito de comunicación claro.

¿Cómo vincula el concepto de comunicación y la responsabilidad que implica que profesionalmente tengamos dominio de la lengua?

Comparto la posición del Prof. Antonio Pasquali quien dice que “todo trauma comunicacional será eo ipso un trauma social.” El planteamiento de si los medios de comunicación han destruído, modificado o degradado el idioma tiene múltiples defensores y detractores, hay quienes defienden a los medios por ser reflejo de la sociedad y a la sociedad por ser reflejo de los medios, ¿Quién fue primero, el huevo o la gallina?

Los medios de comunicación en Venezuela tienen una historia que se parece mucho a la los medios de América Latina en general, pareciera que les ha costado encontrar su propio sillón en la estructura de la cultura continental, no queriendo decir con ello que no han sido exitosos, pero sí que han sido muy poco originales. Las debilidades culturales de un continente empobrecido han tejido el nido para que sus habitantes ingieran contenido sin cuestionar las formas y los métodos.

Los comunicadores sociales venezolanos, son en general gente muy capaz y sí tienen dominio del uso de la lengua y sus normas, pero coincido con el enunciado en que les ha faltado conciencia. Avezados periodistas (algunos no titulados) han cubierto miles de centímetros en los medios impresos, saben de dónde vienen las palabras, qué surge de sus combinaciones, elaboradores geniales de oraciones y párrafos en sus entradas y salidas, pero ha faltado conciencia. Ha faltado conciencia de rol y de propósito. Hay quienes argumentan que el periodista no es un educador, pero la verdad es que aunque no lo sea, lo hace. Educa o des-educa, es inherente a su labor, es irrenunciable.

La RAE considera que los grandes responsables han sido los medios de comunicación, no necesariamente los periodistas. Es altamente probable que el menor daño (en caso de que se considere que han hecho daño) lo hayan hecho los periodistas, pero no se puede decir lo mismo de otros espacios de la televisión nacional abierta y de medios impresos. Programas populares de entretenimiento, humor, dramáticos e infantiles que han mutilado irremediablemente el idioma castellano con la excusa de que lo hacen para identificarse con el pueblo. En el caso de los grandes medios de comunicación masiva (donde trabajan los periodistas) es innegable su responsabilidad, han arrollado el idioma y volviendo a las palabras de Pasquali, “todo trauma comunicacional será eo ipso un trauma social”.

Nuestro dominio de la lengua, el uso consciente del idioma, el respeto a las palabras y la validez moral y ética de nuestro trabajo será lo que eleve, en un supuesto afirmado, el nivel de comunicación de nuestros connacionales, adicione valor al castellano correctamente usado y anime a otros a seguir el ejemplo.

Germán Alberto Abreu.-


26 marzo 2011 Posted by | Análisis | , , , , , , | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.998 seguidores

%d personas les gusta esto: